Nota de prensa

¿Qué hacer si te encuentras un animal salvaje herido? Equipo de GREFA al rescate

icon_font_reducir
icon_font_aumentar
icon_email
Un técnico del equipo de rescate durante una de las intervenciones de recuperación

Cigüeñas, erizos, jabalíes, galápagos o buitres son solo algunas de las especies heridas que llegan a GREFA, el grupo de recuperación de la fauna autóctona y su hábitat. Un equipo que trabaja 365 días al año 24 horas pendiente de socorrer a animales salvajes heridos que, en el 98% de los casos, deben ser ingresados como consecuencia directa de actividades humanas. “Algunas de estas causas son atropellos, disparos, envenenamientos, electrocuciones, choques con cables y el uso de trampas ilegales”, explican desde la asociación que trabaja por la conservación de la naturaleza.

La entidad, que ha sido seleccionada como una de las asociaciones beneficiarias de la Convocatoria de Medioambiente 2021 de CaixaBank y Fundación Montemadrid, ha atendido en los últimos 40 años a más de 60.000 animales y se ha consolidado como referencia internacional gracias a sus proyectos destinados a la generación de biodiversidad; la especial atención a la fauna autóctona; la cría en cautividad, reintroducción y reforzamiento de poblaciones silvestres, seguimiento vía satélite y la vigilancia de nidos.

“El apoyo de ambas entidades supone que un servicio que consideramos imprescindible, no solo se mantenga sino que crezca, como demuestran datos recogidos a lo largo de los años de su existencia”, señala David Gutiérrez del Pozo, responsable del Equipo de Rescate de GREFA.

La rapidez a la hora de socorrer y trasladar a un animal herido hasta el Hospital de Fauna Salvaje que GREFA tiene en Majadahonda (Madrid) es fundamental para aumentar las posibilidades de supervivencia del animal. Pero ¿qué debemos hacer si encontramos un animal herido o en peligro?

Daniel Álvarez, técnico de rescate de GREFA, explica que es importante “evaluar la situación a una distancia prudencial del animal. Si éste no está herido, no corre peligro y está en su entorno, lo mejor es dejarle tranquilo. Si por el contrario el animal tiene alguna dificultad, recomendamos llamar a nuestro centro y seguir las indicaciones para tratar al animal y saber que, si es necesario, el Equipo de Rescate de GREFA acudiremos al lugar”. 

Una vez que el dispositivo ha llegado a la localización donde está el animal herido, el personal especializado lleva a cabo una intervención, donde captura y estabiliza al animal y avisa a los veterinarios del hospital indicando la hora estimada de llegada, la especie y el estado en el que se encuentra. “El animal es trasladado de inmediato y, una vez en el centro, se realiza la asistencia clínica requerida y se deriva al veterinario para evaluar lesiones, patologías y tratamiento”, explica Álvarez. “Cuando sale de la zona de peligro pasa al departamento de rehabilitación para una completa recuperación y puesta en libertad”.

El equipo está formado por profesionales expertos en el manejo de fauna y un amplio grupo de voluntarios sin los cuales sería muy difícil gestionar los más de 7.000 animales atendidos este año.

“Los voluntarios nos encargamos de gestionar la admisión de los animales que ingresan en el centro, realizar labores de asesoramiento telefónico, prestar un servicio de ayuda al ciudadano que encuentra un animal herido y participamos en las labores de seguimiento, cría, rehabilitación y puesta en libertad de los animales atendidos en el centro”, explica Luisa, voluntaria de GREFA desde hace siete años. “Desde pequeña me han gustado los animales y, aunque mi formación profesional se ha dirigido al arte, siempre que puedo colaboro con GREFA”.

“Para mí es una labor muy satisfactoria”, matiza. La voluntaria, además de realizar labores en la recepción, ha colaborado en numerosas actividades de la entidad como la creación de cajas nidos, rehabilitación y reinserción de animales como el buitre negro o seguimiento de las cámaras colocadas en los nidos de los cernícalos.

El equipo de rescate, además de atender a los animales heridos y resolver las dudas ciudadanas, llevan a cabo una labor de sensibilización y formación, no solo a la sociedad en general, sino al Cuerpo de Seguridad del Estado que en muchas ocasiones son los primeros en tener que actuar.

“El trabajo de educación ambiental persigue no solo atender a los animales, sino sensibilizar a la sociedad en el mantenimiento y mejora del Patrimonio Natural”, señalan desde GREFA. “Necesitamos dar a conocer y acercar los animales salvajes, las plantas y la biodiversidad a los ciudadanos que, muy a menudo, están desvinculados del contacto con la naturaleza”.

Aprovechar la liberación de animales recuperados es la mejor manera de transmitir el gran trabajo de GREFA. Y es que, a través de estas experiencias, niños y familias pueden disfrutar de momentos únicos.

 

NOTICIAS RELACIONADAS