No mostrar más este mensaje

Reportaje

Familias internacionales de CaixaBank

icon_font_reducir
icon_font_aumentar
icon_email

Empezar una nueva vida en un país es una aventura, que supone un cambio y una adaptación a sus costumbres, hábitos, tradiciones… pero también representa nuevos retos y oportunidades.

Es algo que saben muy bien los miembros del equipo de banca internacional de CaixaBank. Con presencia en 26 puntos, repartidos en 18 países, la entidad cuenta con profesionales de nacionalidades, procedencias y experiencias muy diversas que, además, son especialistas en adaptarse a nuevas culturas y entornos.

 


 

Por su parte, a Raúl le encanta de la cultura chilena que amigos y familiares se reúnen con frecuencia y con cualquier excusa para hacer “asados” (barbacoas), “es toda una cultura”, y para él es una costumbre fácil de adoptar. Claudina remarca la creatividad de Italia y le encanta que “casi todo se puede arreglar con un café”. Una tradición que destaca Pradeep de la India es su manera de recibir la primavera: “el Holi”, un festival en el que hombres, mujeres y niños se unen para celebrar esta fiesta de colores, que consiste en lanzarse polvos de colores brillantes y agua coloreada como símbolo de felicidad por la llegada de la primavera. Por su parte, Iosif explica que en su casa celebran todas las fiestas (Thanksgiving, Navidad, Reyes, Pascua…). Todos ellos tienen en común su vocación internacional y su pasión por lo que hacen, a pesar de estar lejos de su familia.

Pequeños dilemas de la multiculturalidad

La convivencia de culturas también provoca pequeños dilemas que estas familias multiculturales solucionan cada día. Pradeep, que es vegetariano, recuerda con una sonrisa uno de los conflictos con los que encontró cuando vino a estudiar a España: los amigos le llevaron a comer a “una taberna de jamón”.

Claudina confiesa que la cocina española aparece en su casa italiana en contadas ocasiones; fundamentalmente, cuando su marido quiere reconciliarse con ella y le prepara tortilla de patatas.

Y cuando los hijos de Raúl le quieren hacer rabiar, le hablan con expresiones chilenas. Raúl también añade que cuando hay partidos de la selección de fútbol, sus hijos apoyan a Chile y él a España.  

Pero, pese a estos pequeños dilemas, estar en contacto directo con las diversas culturas es una gran experiencia personal y una oportunidad para la organización en la que este equipo trabaja. Para CaixaBank, contar con personas de diferentes edades, géneros y procedencias en su equipo le ayuda a obtener lo mejor que hay en a cada uno de ellos.

 

NOTICIAS RELACIONADAS