Nota de prensa

CaixaBank emite su primer Bono Verde por importe de 1.000 millones de euros para financiar proyectos de energía renovable y edificios energéticamente eficientes

icon_font_reducir
icon_font_aumentar
icon_email
Exterior de oficina de CaixaBank

• La nueva emisión ha contado con una demanda que ha superado los 4.500 millones y refuerza el posicionamiento de CaixaBank como banco comprometido con la sociedad, el medioambiente y la lucha contra el cambio climático.

• Es el Bono Verde inaugural de la entidad tras las emisiones de dos Bonos Sociales, en julio de 2020 y en septiembre de 2019.

• Estas emisiones resaltan la estrategia sostenible de CaixaBank y su credibilidad en el mercado.

CaixaBank ha realizado la tercera emisión bajo el marco de bonos verdes, sociales y sostenibles (conocido como ODS Framework) que la entidad publicó en agosto 2019, para apoyar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas En esta ocasión, CaixaBank ha colocado un Bono Verde de 1.000 millones de euros a 6 años, con opción de cancelar anticipadamente el bono a los 5 años por parte del emisor.

El formato del bono ha sido deuda senior no preferente, y por tanto, elegible para el requerimiento de pasivos que pueden absorber pérdidas y elegible para la normativa MREL. Es la primera emisión de deuda senior no preferente de un banco español, que incorpora una opción de amortización anticipada, con el objetivo de optimizar el tratamiento regulatorio de este tipo de instrumentos.

A través de esta emisión, CaixaBank canalizará fondos para financiar proyectos que contribuyan a una sostenibilidad medioambiental, tales como la reducción de gases de efecto invernadero, la prevención de la contaminación y la adaptación al cambio climático. Concretamente, la entidad, presidida por Jordi Gual y dirigida por Gonzalo Gortázar, destinará los fondos captados a promover los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) número 7 y 9. El ODS número 7 (energía asequible y no contaminante) tiene como objetivo garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna. CaixaBank ya ha identificado unos 1.800 millones de euros en activos de energías renovables elegibles siguiendo los estrictos criterios definidos por el marco ODS del banco.

Por su parte, el ODS número 9 (industria, innovación e infraestructuras) persigue la construcción de infraestructuras resilientes, la industrialización sostenible y el fomento de la innovación. En este sentido, CaixaBank ya ha identificado unos 500 millones de euros en activos inmobiliarios con los requisitos de eficiencia energética necesarios para cumplir con lo estipulado en el marco de la entidad.

El precio del bono se ha fijado en 85 puntos básicos sobre el midswap, tras rebajar la indicación de precio inicial en 35 puntos básicos y el cupón ha quedado establecido en el 0,375%, lo que representa el cupón más bajo ofrecido por una entidad española, desde que se comenzó a emitir este tipo de deuda en 2017.

El carácter verde de la emisión ha permitido reducir el coste en más de 10 pbs, con respecto al nivel de financiación tradicional, lo que en el mercado se conoce como “greenium” o prima negativa conseguida por el elevado apetito inversor en activos verdes. El éxito de la emisión se refleja en la demanda, la mayor recogida en una emisión de CaixaBank, superando los 4.500 millones de euros. 

Este bono vuelve a demostrar el alineamiento de la financiación con el modelo de banca social y responsable de CaixaBank. Esta estrategia está siendo reconocida por los inversores de renta fija que muestran cómo la entidad ha sabido reflejar esta estrategia en un marco de bonos verdes, sociales y sostenibles creíble y sólido.

La emisión espera contar con una calificación Baa3/BBB/BBB+/A (low) por Moody’s, S&P, Fitch y DBRS respectivamente. Los bancos colocadores de esta nueva emisión han sido CaixaBank, Citigroup, Crédit Agricole, Credit Suisse, y HSBC.

Tercera emisión bajo el marco ODS

De esta manera, CaixaBank ha realizado su tercera emisión de bonos verdes sociales y sostenibles bajo el marco ODS. La primera emisión de septiembre de 2019, consistió en un bono social de 1.000 millones de euros a 5 años en formato de deuda senior no preferente con el objetivo de luchar contra la pobreza y crear empleo. Esa operación inaugural incluía préstamos de MicroBank a individuos o familias cuya suma de ingresos disponibles fuese igual o inferior a 17.200 euros, con el objetivo de financiar necesidades diarias como gastos en salud, educación o reparaciones en los hogares y vehículos, así como préstamos a autónomos y Pymes en las regiones más desfavorecidas de España.

La segunda emisión, realizada en julio de 2020, fue un bono social COVID-19 de 1.000 millones de euros a 6 años, en formato de deuda senior preferente, cuyo objetivo era mitigar los efectos del COVID-19, a través de financiación a pymes y microempresas domiciliadas en las regiones españolas con menos de 19.665 euros por cápita, o con tasas de desempleo superiores al 16.69%. En estas dos primeras emisiones, los fondos captados se destinaron a promover el ODS número 8 “Trabajo decente y crecimiento económico”.

Marco para la emisión de Bonos Verdes, Sociales y Sostenibles

En agosto de 2019, CaixaBank publicó en su web corporativa el marco para la emisión de Bonos Verdes, Sociales y Sostenibles en apoyo a los ODS de las Naciones Unidas. El marco obtuvo la verificación de Sustainalytics, como asesor experto independiente, quien afirmó que CaixaBank ha establecido una agenda “creíble y de alto impacto”. Además, la entidad realizó un roadshow por diferentes ciudades europeas para presentar a los inversores institucionales dicho marco.

Los ODS son 17 objetivos que se pusieron en marcha en 2015 para el cumplimiento de la Agenda 2030 de la ONU. CaixaBank, por su dimensión y compromiso social, contribuye a todos los ODS a través de su actividad, su acción social y sus alianzas estratégicas integrándolos en su Plan Estratégico y en su Plan de Banca Socialmente Responsable.

Centra su acción con más intensidad en 12 de los 17 objetivos. Entre ellos, asume como prioritarios la lucha contra la pobreza, la generación de empleo y el crecimiento económico;   y como destacados son el cambio climático, la igualdad de género, la producción y el consumo sostenible y la industria, innovación e infraestructura; a la vez que busca apoyar proyectos con los que promover la salud, la educación, la energía limpia y la paz, entre otros.

 

 

NOTICIAS RELACIONADAS