Entrevista

"Un business angel aporta capital inteligente que financia, asesora y apoya a las start-ups"

José Herrera, presidente de la Asociación de redes de Business Angels de España

icon_font_reducir
icon_font_aumentar
icon_email
José Herrera, presidente de Aeban

El término business angel nos suena a todos. Desde hace algunos años, estos inversores protagonizan muchas conversaciones relacionadas con el emprendimiento. Sin embargo, el papel que desempeñan no es tan conocido. Y eso que es clave para que muchas start-ups consigan salir adelante.

Acompañar adecuadamente a un negocio en sus primeras etapas de desarrollo puede suponer la diferencia entre su supervivencia o su desaparición. Consciente de esta realidad, DayOne, la división especializada de CaixaBank para empresas tecnológicas innovadoras y sus inversores, se ha adherido a la Asociación de redes de Business Angels de España (Aeban).

José Herrera es el presidente de Aeban y define a los business angels como mucho más que meros facilitadores de financiación. “Lo que hace un business angel es aportar capital inteligente”, asegura.

 

¿En qué sentido es inteligente el capital que aporta un business angel?

Esto se debe básicamente a que la aportación de un business angel no es exclusivamente una aportación de dinero. Junto a esta inversión, aporta a los emprendedores servicios de consultoría y networking en un momento en el que no se lo podrían permitir. Sin embargo, es importante para ellos contar con este apoyo.

¿En qué se concreta entonces el papel de un business angel?

Podemos decir que esta figura hace posible que muchas compañías que empiezan gracias al concepto de “Friends, Family & Fools” -financiación de fuentes muy cercanas- consigan salir adelante durante su travesía por lo que conocemos como “el Valle de la Muerte”.

Se trata de una etapa en la que la empresa tiene posibilidades de seguir adelante, pero aún no tiene acceso a la financiación que le puede aportar el venture capital. Muchas compañías se malogran en ese momento en el que tienen algo que funciona, pero los inversores aún no se fían para apoyarlos. Se conoce como equity gap y en él los business angels ejercen esa función de financiación y acompañamiento.

¿Y cuál es la función de Aeban?

En la actualidad, se calcula que existen unos 2.000 business angels en España que invierten unos 40 millones de euros al año. Aeban es la asociación que promociona la actividad de los business angels y las redes en las que se agrupan en el territorio español. Actualmente, Aeban aglutina a 35 redes de business angels presentes en 11 comunidades autónomas. También integra como socios a algunos de estos inversores que se dedican en exclusiva a esta actividad.

Aeban se ha constituido como un foro de intercambio de información y experiencias, tanto entre business angels como con otros organismos, especialmente la Administración Pública. Además, somos miembros de federaciones europeas del ramo como BAE y EBAN, en cuyos consejos de administración participo como miembro. El año pasado también firmamos un acuerdo de colaboración con ASCRI, la patronal de capital riesgo, y juntas representamos a la práctica totalidad del capital privado español.

La incorporación de CaixaBank Dayone como miembro de Aeban nos ayudará a potenciar esa visión sensible con el emprendedor y la asunción del riesgo que es tan necesaria, en gran parte gracias a su presencia en toda España. Se trata de un hub que tiene la capacidad de acompañar a start-ups y business angels repartidos por todo el territorio. Su papel es muy importante para dinamizar este tejido de inversores, que es muy frágil.

Además, el hecho de que CaixaBank Dayone patrocine nuestro informe sobre el sector de los business angels en España es muy importante, especialmente en un mercado en el que la información es vital, pero fluye con dificultad. Mientras el sector del venture capital difunde con mayor facilidad sus operaciones, los business angels suelen ser más reservados. Por eso este patrocinio es tan importante.

La figura del business angel está presente en España desde hace años. ¿Cómo ha evolucionado en los últimos tiempos?

El perfil de las inversiones ha cambiado sustancialmente. Hace años, lo que se consideraba prudente era invertir solamente en una o dos compañías. Sin embargo, con el paso del tiempo se ha demostrado que esta estrategia no funciona. Y si solo has invertido en una o dos, es muy probable que no logres tus objetivos. Por eso se registraba un gran número de abandonos de este tipo de inversión hace quince años.

Hoy sabemos que, para que una cartera sea sostenible, se debe invertir como mínimo en diez compañías. En paralelo, el ticket medio de la inversión de business angels en compañías ha bajado. Se trata de poner menos dinero en un mayor número de empresas para poder invertir de nuevo en aquellas que funcionen bien. Así, se suele reservar el 50% del capital para invertirlo al principio y reservar el resto para apoyar a las compañías que salgan adelante. De esta manera, van mejorando las estadísticas asociadas a la inversión.

¿En qué tipo de sectores invierten más los business angels?

El sector que prima es el relacionado con el software para tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

Si pensamos en grandes industrias que requieren una importante cantidad de equipamiento, la aportación que necesitarían para adquirirlo es muy elevada. Sin embargo, la viabilidad de una compañía de software se puede comprobar con una inversión más reducida. En definitiva, el riesgo es menor en este sector, por eso es tan atractivo. También otros mercados como el de la salud y el de las finanzas están ganando peso.

En cuanto a las inversiones que realizan los business angels, ¿cómo son y qué tendencias se advierten?

Se calcula que cada uno de los 2.000 business angels presentes en España invierte unos 50.000 euros anuales de media, de los cuales parte se dedica a primeras inversiones y otra parte la invierte como follower.

Normalmente, un business angel puede ayudar con consultoría y networking a un máximo de tres compañías. Por eso tiende a invertir en sectores que conoce.

En cuanto a las claves de futuro en este ámbito, vemos una clara tendencia a la especialización por sectores. En esta tendencia también influye la especialización que se da por zonas geográficas.

Otra tendencia importante es el Corporate Venturing, por el cual grandes compañías asentadas encuentran en la inversión en start-ups el camino para desarrollar su I+D+i. Al invertir en ellas, captan talento y aceleran sus procesos de innovación. Existe una clara corriente de actuación por la que incluso se separan las start-ups que nacen dentro de una gran compañía para que no se vean afectadas por sus propias dinámicas.

¿Cuál es el siguiente reto de este sector?

Sería importante mejorar la fiscalidad para las inversiones que realizan los business angels. El riesgo que afrontan como personas físicas es muy importante. No hay que olvidar que las compañías que reciben su apoyo ya pagan impuestos derivados de su propia actividad, por eso el sector reclama una mejora en el tratamiento fiscal.

En Reino Unido, el Estado homologa a las start-ups y los business angels que invierten en ellas reciben una deducción total sobre los fondos invertidos, tanto en las entradas como en las salidas. En España, esa homologación se ofrece para las salidas del venture capital, pero no en el caso de los business angels, aunque su aportación sea tan o más importante para la supervivencia de las compañías.

Como consecuencia, en Reino Unido se ha duplicado el volumen de fondos dedicados a la actividad de los business angels. Sin duda, la fiscalidad puede ser un incentivo para que las rentas altas, que tributan aproximadamente la mitad de sus ingresos, se animen a asumir el riesgo de invertir como business angels.