No mostrar más este mensaje

Nota de prensa

CaixaBank obtiene un beneficio de 403 millones (+47,9%), y aumenta un 11% los créditos y los recursos, después de integrar BPI

icon_font_reducir
icon_font_aumentar
icon_email
Presentación de resultados CaixaBank 1T 2017

  • El Grupo CaixaBank alcanza el liderazgo financiero en la península ibérica tras incorporar 2 millones de clientes, 23.328 millones de crédito a la clientela bruto y 34.037 millones de recursos de clientes. 
  • El margen de intereses crece un 13,1%, hasta los 1.153 millones; las comisiones  alcanzan los 588 millones (+20,3%); y los gastos recurrentes con perímetro homogéneo se mantienen estables (+1%) tras el continuo esfuerzo de contención de costes.
  • La actividad comercial de CaixaBank mantiene un ritmo excelente, con un fuerte crecimiento del negocio de seguros y gestión de activos y el liderazgo en los principales   productos y servicios retail, como la domiciliación de nóminas (cuota del 25,9%).
  • La tecnología y la digitalización apoyan el modelo de negocio de CaixaBank:  90% de procesos digitalizados, 97% de firmas digitales y 26.511 smartPC’s operativos

 

  • La ratio de morosidad se sitúa en el 6,7%, tras la incorporación de BPI, y la ratio de cobertura mejora hasta el 49% (47% a cierre del ejercicio 2016).
  • Las pérdidas por deterioro de activos financieros y otras dotaciones a provisiones alcanzan los 619 millones (+51,1%), después de registrar en el trimestre 152 millones asociados a prejubilaciones y 154 millones de saneamiento de la exposición en Sareb.
  • El Grupo CaixaBank alcanza una ratio Common Equity Tier 1 (CET1) fully loaded del 11,5%, en línea con el rango fijado en el Plan Estratégico, del 11%-12 %. El efecto en capital de la adquisición de BPI ya había sido cubierto con antelación en 2016 con la venta de acciones propias. 
  •  La rentabilidad mejora en 65 puntos básicos y se sitúa en el 6,2% (3,7% en el primer trimestre de 2016), mientras que el ROTE del negocio bancario y asegurador alcanza el 9% y un resultado de 557 millones, excluyendo los negocios inmobiliarios non core, participadas y BPI.
  •  Desde el 1 de febrero, CaixaBank consolida por el método global su participación en BPI, por lo que en los meses de febrero y marzo su contribución al resultado ha sido de 50 millones. Por otra parte, la integración produce un resultado extraordinario de 159 millones. Teniendo en cuenta que el proceso de reestructuración que acometerá BPI en los próximos meses tendrá un coste aproximado de 155 millones para CaixaBank, el impacto total de la operación será neutro.

 CaixaBank, entidad presidida por Jordi Gual y cuyo consejero  delegado es Gonzalo Gortázar, obtuvo en el primer trimestre de 2017 un beneficio atribuido de 403 millones de euros, lo que supone un aumento del 47,9% con respecto al mismo periodo de 2016.

 En el trimestre, el Grupo CaixaBank ha alcanzado el liderazgo financiero en la península ibérica, con un volumen de negocio de 564.000 millones y 15,8 millones de clientes. Con la integración de BPI, la entidad incorpora 2 millones de clientes, 34.037 millones recursos de clientes y 23.328 millones de crédito a la clientela bruto.

 La evolución del primer trimestre viene marcada por la consolidación por integración global de los resultados de BPI desde febrero, que impacta en los principales epígrafes de la cuenta de resultados.

La intensa actividad comercial, que permite una elevada capacidad de generar ingresos (1.893 millones de margen bruto), se ha visto reforzada por la incorporación de BPI, que ha impulsado el crecimiento del margen de intereses hasta el 13,1%, los ingresos por comisiones hasta el 20,3%, y los créditos sobre clientes brutos y los recursos de clientes en un 11,3% y un 11,2%, respectivamente.

La rentabilidad del Grupo CaixaBank mejora en el trimestre 65 puntos básicos y se sitúa en el 6,2% (3,7% en el primer trimestre de 2016), mientras que el ROTE del negocio bancario y asegurador alcanza el 9% y un resultado de 557 millones.

 La actividad comercial de CaixaBank mantiene un ritmo excelente, con la primera posición en los principales productos y servicios retail, como la domiciliación de nóminas (cuota del 25,9%). La entidad mantiene el liderazgo en banca online en España, con 5,4 millones de clientes, y en banca móvil, con 3,7 millones. La tecnología y la digitalización apoyan el modelo de negocio de CaixaBank, con el 90% de procesos digitalizados, un 97% de firmas digitales y 26.511 smartPC’s operativos.

 El margen de intereses alcanza los 1.153 millones (+13,1%)

 En un contexto de tipos de interés en mínimos, el margen de intereses alcanza los 1.153 millones de euros (+13,1% respecto al primer trimestre de 2016), impactado por la incorporación del negocio de BPI, que aporta un 6,8% de crecimiento. En CaixaBank, el margen de intereses aumenta un 6,3%, esencialmente por la gestión de la actividad minorista, con una fuerte reducción del coste del ahorro a vencimiento (-55 puntos básicos), y la evolución negativa de los ingresos impactada por la reducción de la rentabilidad de la cartera crediticia y de la cartera de renta fija por la bajada de los   tipos de interés de mercado.

Los ingresos por comisiones alcanzan los 588 millones de euros. En su evolución (+20,3%) incide la aportación de BPI (+8,7%) y los ingresos derivados de la actividad comercial de CaixaBank (+11,6%). 

La evolución de los gastos de administración y amortización (1.101 millones de euros, +9,8%) reflejan principalmente la incorporación de BPI, que en perímetro homogéneo crecen un 1,0%, tras el continuo esfuerzo de racionalización y contención de costes, los impactos derivados de las prejubilaciones y los acuerdos laborales para la optimización de la plantilla.

El margen de explotación es de 792 millones de euros (-13,8%) cuya evolución está impactada esencialmente por la menor generación de ingresos derivados de activos financieros –en 2016 incluían la materialización de plusvalías latentes de activos de renta fija– y de la cartera de participadas, cuya evolución refleja, entre otros, la venta del 2% de la participación de BPI en BFA (-97 millones) y otros cambios de perímetro. 

Los recursos de clientes y los créditos crecen un 11%

Los recursos totales de clientes se sitúan en los 338.053 millones, con un aumento del 11,2% en 2017 tras la incorporación de BPI. Los recursos de clientes de CaixaBank se mantienen estables en el trimestre, con un crecimiento del 2,8% del ahorro a la vista y una reducción del 19,4% del ahorro a plazo.

Los créditos sobre clientes brutos ascienden a 227.934 millones, un 11,3% más en el primer trimestre tras la incorporación de BPI. Si no se considera este efecto, tanto el total de la cartera como la cartera sana de CaixaBank se mantienen estables.

En CaixaBank, la evolución por segmentos presenta indicadores positivos en el crecimiento de la nueva producción del crédito para la adquisición de vivienda (+11,5%), el impulso del crédito al consumo (+32%) y el crédito a empresas (+46,9%) que compensan el desapalancamiento en otras finalidades de particulares y el reducido peso de la financiación a promotores sobre la cartera de crédito (3,9% a 31 de marzo de 2017), tras la gestión de los activos problemáticos.

 Dentro de la actividad comercial, destaca el fuerte crecimiento del negocio de seguros y gestión de activos. Los activos bajo gestión se sitúan en 84.693 millones de euros (+3,4% en 2017) tras el éxito de las campañas realizadas, la amplia gama de productos ofertada y la buena evolución en los  mercados. Al igual que en los últimos ejercicios, destaca el incremento del patrimonio gestionado en  fondos de inversión, carteras y sicavs, hasta los 58.896 millones de euros (+3,9% en 2017), así como la evolución positiva de los planes de pensiones (+2,3% en 2017) hasta los 25.797 millones de euros.

 CaixaBank es líder en fondos de inversión, en partícipes y en patrimonio, con una cuota del 18,2%, y en planes de pensiones, con una cuota del 23,2%.

 La ratio de morosidad del Grupo se sitúa en el 6,7%

La ratio de morosidad del Grupo CaixaBank se sitúa en el 6,7%, (6,9% a 31 de diciembre 2016) tras incorporar BPI, y la ratio de cobertura de la cartera dudosa mejora hasta el 49% (47% a cierre de 2016). Los saldos dudosos, excluyendo la incorporación de saldos tras la adquisición de BPI, se    reducen en 127 millones de euros en el trimestre (-1.798 millones de euros en los últimos doce meses), reflejo de la mejora de la calidad de la cartera crediticia.

 Las pérdidas por deterioro de activos financieros y otras dotaciones a provisiones alcanzan los 619 millones (+51,1%), después de registrar en el trimestre 152 millones asociados a prejubilaciones y 154 millones de saneamiento de la exposición en Sareb.

 La cartera de adjudicados netos disponibles para la venta se sitúa en 6.285 millones de euros, con una ratio de cobertura del 59%.

En el primer trimestre se ha mantenido la tendencia en el descenso de entradas en la cartera de    adjudicados y en los elevados niveles de comercialización, con 1.719 millones de euros en los últimos doce meses (ventas y alquileres), con resultados positivos en las ventas desde el cuarto    trimestre de 2015. El resultado sobre el valor contable neto asciende a un 15% en el primer trimestre de 2017.

 Los activos inmobiliarios destinados al alquiler ascienden a 3.088 millones de euros netos de provisiones. La ratio de ocupación de esta cartera se sitúa en el 90%.

 Integración global de la participación del 84,5% en BPI

De acuerdo con la normativa contable, se ha establecido el 7 de febrero de 2017 como la fecha efectiva de toma de control (finalización del periodo de aceptación de la OPA obligatoria), integrando desde el 1 de febrero la participación total en BPI (84,5%) por el método de integración global, que hasta esa fecha se consolidaba por el método de la participación (45,5%). En estos dos meses  –febrero y marzo– BPI ha contribuido con 50 millones de euros al resultado de CaixaBank.

Por otro lado, el resultado neto de la puesta a valor razonable de los activos y pasivos de BPI a la fecha de la toma de control como resultado de la combinación de negocios asciende a 256 millones de euros. Asimismo, tras el registro de un resultado neto negativo atribuido de 97 millones por la venta del 2% de BFA por parte de BPI, la cuenta de resultados consolidada del Grupo incluye un impacto neto positivo en el trimestre de 159 millones de euros.

Este resultado neto permitirá afrontar los costes de reestructuración futuros, estimados en aproximadamente 155 millones de euros netos atribuidos (250 millones brutos) en el anuncio de la OPA, por lo que se estima un impacto global neutro derivado de esta operación corporativa.

Por otro lado, el efecto en capital de adquisición del banco portugués BPI (-108 puntos básicos) ya había sido cubierto con antelación en 2016, con la venta de acciones propias por valor de 1.322 millones. Por lo que el Grupo CaixaBank alcanza una ratio Common Equity Tier 1 (CET1) fully loaded del 11,5% a 31 de marzo, en línea con el rango fijado en el Plan Estratégico 2015-2018 (11%-12%).

El capital total, en términos fully loaded, se sitúa en el 15,1%, por encima del objetivo fijado en el Plan Estratégico del 14,5%. Esta ratio se ha visto reforzada en el trimestre por la emisión de deuda subordinada en mercado institucional por 1.000 millones de euros (+67 puntos básicos).

Obra Social: 510 millones de presupuesto

El primer trimestre de 2017 ha estado marcado por la consecución de diferentes hitos en los tres ámbitos prioritarios de actuación de la Fundación Bancaria ”la Caixa”: social, investigación y divulgación de la cultura y el conocimiento. El afianzamiento del compromiso global de la entidad se concreta en un aumento del presupuesto hasta alcanzar los 510 millones de euros este año, frente a los 500 millones de los nueve ejercicios anteriores.

Dicho incremento se enmarca en el Plan Estratégico 2016-2019 de la Fundación Bancaria, que gestiona de forma directa la Obra Social y agrupa en CriteriaCaixa todas las participaciones accionariales de Grupo ”la Caixa”, incluida CaixaBank.

Acorde con este mismo documento, los programas sociales con vocación transformadora constituyen el pilar de la acción de la entidad. Entre los proyectos estratégicos destaca CaixaProinfancia, el programa de superación de la pobreza infantil. Entre enero y marzo de este año, ya ha llegado a cerca de 37.000 niños y jóvenes en situación de vulnerabilidad. La iniciativa ha continuado ampliándose a nuevas ciudades, como Burgos o Valladolid.

Más de 5.000 oportunidades laborales

El fomento del empleo es otra de las líneas de actuación estratégicas de la Obra Social, con el programa Incorpora como buque insignia. Este proyecto ha conseguido facilitar un total de 5.327 puestos de trabajo a personas en riesgo o situación de exclusión durante el primer trimestre, gracias a la colaboración de 2.685 empresas.

La Obra Social también cuenta con un proyecto específico para la reinserción sociolaboral de reclusos que cumplen la parte final de su condena: Reincorpora. El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, y el presidente de la Fundación Bancaria ”la Caixa”, Isidro Fainé, han firmado recientemente la renovación de este programa para 2017, lo que supondrá facilitar itinerarios de inserción a 1.500 internos, con una inversión de 4,1 millones de euros.

En el marco del programa de Voluntarios de ”la Caixa”, otro de los hitos del trimestre ha sido la celebración de la Semana Social, que logró movilizar a 11.222 empleados de CaixaBank y de la Fundación Bancaria. A través de esta iniciativa solidaria pionera, los empleados participaron como voluntarios en más de 3.700 actividades de 1.500 entidades de toda España.

Facilitar el acceso a la vivienda es otra de las prioridades del Plan Estratégico. A través de diferentes iniciativas, el Grupo ”la Caixa” cuenta ya con más de 33.000 pisos. Estas viviendas, con rentas mensuales de a partir de 85 euros, están repartidas por toda España y a disposición de las personas con menos recursos.

En el ámbito de la salud, la Obra Social desarrolla su programa de atención a personas con enfermedades avanzadas en 115 centros sanitarios y 129 unidades de atención domiciliaria. Entre enero y marzo, más de 5.700 pacientes han recibido apoyo psicosocial.

Asimismo, la Fundación Bancaria "la Caixa" y la Fundación Telefónica continúan sumando esfuerzos para el desarrollo del proyecto ProFuturo. A lo largo del primer trimestre una delegación visitó los asentamientos de refugiados del Líbano con el objetivo de implantar el proyecto.

El programa eduCaixa ha llegado a más de 670.000 alumnos de 4.154 escuelas españolas. Esta iniciativa engloba recursos pedagógicos, innovadores, prácticos y de fácil acceso, con propuestas educativas pensadas para despertar habilidades emprendedoras; potenciar vocaciones científicas; divulgar el arte y la cultura.

Respeto a los proyectos de alcance internacional, cabe destacar los buenos resultados de la campaña de captación de fondos dirigida al Programa de Vacunación Infantil, a través de Banca Privada de CaixaBank. Durante el primer trimestre, 94 empresas han hecho una aportación acumulada de 128.000 euros, triplicando los resultados conseguidos hace un año, y 580 clientes de Banca Privada han aportado 170.000 euros, multiplicando por diez los resultados conseguidos en 2016.

Apuesta por la investigación y la divulgación cultural de excelencia

La apuesta de la Fundación Bancaria por la investigación se basa en una estrategia centrada en la salud y en otros retos de la humanidad, como el cambio climático o la trasformación social, a través de tres líneas de actuación: las becas a jóvenes científicos de alto potencial; el apoyo a centros y programas de investigación, y la translación de los resultados a la sociedad.

La puesta en marcha de un estudio pionero para la detección precoz del Alzhéimer en personas con síndrome de Down, en colaboración con el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau; el diseño de tratamientos más eficaces para tumores de pulmón, de la mano del Instituto Catalán de Oncología; la presentación, liderada por IrsiCaixa, de un ensayo de vacuna terapéutica contra el VIH que ha logrado que cinco personas controlen el virus sin tomar tratamiento; el impulso de un proyecto sobre salud cerebral con el Instituto Guttman, y la presentación de la nueva etapa del Instituto de Salud Global de Barcelona han sido los avances más destacables en el campo de la investigación.

Además, en CosmoCaixa se ha inaugurado la exposición Talking Brains. Programados para hablar y el Observatorio Social de “la Caixa” ha publicado su segundo dossier sobre Paro juvenil y pobreza ¿un problema estructural?

En el campo cultural, el hito del trimestre ha sido la inauguración de CaixaForum Sevilla, obra del arquitecto Guillermo Vázquez Consuegra y que, con 7.500 metros cuadrados, se ha convertido en el tercer CaixaForum más grande tras los de Barcelona y Madrid. 

Entre las exposiciones inauguradas entre enero y marzo de este año destacan Los pilares de Europa. La Edad Media en el British Museum (CaixaForum Barcelona), Ramon Casas. La modernidad anhelada (CaixaForum Madrid), Ming. El imperio dorado (CaixaForum Zaragoza) y Gabriel Casas. Fotografía, información y modernidad, 1929-1939 (CaixaForum Palma).