No mostrar más este mensaje

Opinión

Argelia: el gran exportador de gas y petróleo


icon_font_reducir
icon_font_aumentar
icon_email
Leila Smaili, directora de la oficina de representación de CaixaBank en Argelia

En los ocho años que llevo viviendo en Argelia, he podido ver la evolución tanto a nivel de oportunidades que presenta el país para las empresas españolas como el progreso de sus infraestructuras.  Argelia es uno de los principales mercados para las empresas españolas fuera de la Unión Europea. El país presenta innumerables oportunidades: a pesar de la coyuntura de bajos precios del petróleo, cuenta con buenas expectativas económicas y, sobre todo, es un pueblo acogedor y abierto al exterior, que presta especial atención a España, uno de sus grandes socios estratégicos.

CaixaBank  está presente en el mercado argelino desde hace más de 20 años, aunque, desde 2008, empezó a impulsar con más fuerza su actividad en el país. En la actualidad, CaixaBank tiene una oficina de representación en Argel, lo que permite a la entidad mantener excelentes relaciones con los bancos locales, conocer de primera mano las políticas económicas y sociales del país y acompañar a nuestros clientes empresa en su proceso de internacionalización.

*La economía de Argelia depende básicamente de la venta de gas y petróleo, que supone el 93,48% de sus exportaciones y el 31% del PIB, y contribuye a la recaudación de impuestos en un 40%, según los datos de 2016. Por su parte, el sector agrícola constituye un 12% de la actividad y el manufacturero, un 6%. El resto se reparte entre la construcción y los servicios.  

Casi toda la producción económica se concentra en el litoral del país, donde se encuentra alrededor del 80% de la población

Las principales ciudades son Argel, Orán, Constantine y Annaba. El país ofrece un gran potencial de futuro para los sectores agrario y agroalimentario, con tierras fértiles, agua suficiente (si se realizan determinadas infraestructuras hidráulicas) y un clima excepcional. Argelia tiene 40 millones de habitantes, de los que el 29% son niños y jóvenes de menos de 14 años.

España es el tercer cliente de Argelia, después de Italia y Francia, y concentra el 11,28% de la exportación del país. Por otro lado, se sitúa en la quinta posición en la clasificación de proveedores, tras China, Francia, Italia y Alemania. Según datos del ICEX, en el año 2017, las exportaciones argelinas a España alcanzaron los 4.142 millones de dólares, lo que supuso un crecieron del 6,6%, mientras que las importaciones desde España (3.128 millones de dólares) cayeron un 12,3%.

Las firmas españolas han estado y están presentes en todos los sectores económicos del país. Actualmente, más de 300 empresas españolas operan en el país

 Las empresas españolas  participan en una amplia variedad de sectores: construcción de infraestructuras públicas de comunicación y transporte, energía, instalaciones vinculadas al ciclo del agua, construcción de fábricas de materiales de construcción, proyectos industriales “llave en mano” muy complejos, diseño, construcción y decoración de hoteles, sector agrario (con contratos de asesoramiento), proyectos tecnológicos… Todos estos ejemplos llevan asociados tanto la importación de productos, maquinaria y equipamientos desde España, como la contratación de otras empresas españolas ya activas en Argelia o la posibilidad de ubicarse en el país y conseguir abrir un nuevo mercado.

Hay grandes proyectos que se empezarán a hacer realidad en breve en Argelia, como la modernización de la red ferroviaria de mercancías y pasajeros, la construcción de conexiones entre el norte y el sur del país, los enlaces entre algunos puertos y zonas mineras  y el mega proyecto para la construcción del puerto de Cherchell, a 70 quilómetros de Argel. En el sector de las energías renovables, el reto pasa por alcanzar los 4.000 MW de producción. Y no hay que olvidar el sector del gas y del petróleo, que seguirá generando grandes contratos por la mejora de las actuales instalaciones y el desarrollo de nuevos yacimientos.

**El modelo de crecimiento del país es muy dependiente del precio de los hidrocarburos. Desde 2015, Argelia se enfrenta a una coyuntura de bajos precios del petróleo. Esto ha llevado a implantar estímulos en sectores diferentes, como el agrario, el agroalimentario o la industria, en los que se ha impulsado medidas para atraer a inversores nacionales, que en muchos casos necesitan el asesoramiento de proveedores internacionales.

España está muy bien posicionada para colaborar en estos sectores y ha demostrado que tiene empresas con capacidad para ejecutar con garantías los proyectos y transmitir su know how

Pero la atracción entre España y Argelia también opera en el sentido inverso. Nuestro país se encuentra a menos de 45 minutos de Argelia en avión y los viajes por motivos profesionales y  turísticos de los argelinos son cada vez más frecuentes. Les encantan las ciudades españolas, la gastronomía, las playas y, por supuesto, la Liga de fútbol. Los argelinos aprecian nuestros productos, por calidad y precio, y los prefieren frente a productos de otros países europeos. Estos factores deberían ayudar a las empresas españolas a aumentar su grado de implicación con el país, buscando siempre el asesoramiento de especialistas desde el primer momento.

*ICEX

**CaixaBank Research