Responsabilidad corporativa

Banca Socialmente Responsable

Comité de RC y Reputación

Comité de RC y Reputación


La responsabilidad corporativa se encuentra en el trasfondo de la gestión diaria de la entidad y de su estrategia global y, debido a su carácter transversal, afecta a todas sus áreas. Se fundamenta en los principios de transparencia y buenas prácticas que presiden el buen gobierno corporativo.

En su desarrollo, y como compromiso corporativo, cuenta con el apoyo y la implicación de la Alta Dirección y del resto de miembros de la organización.

Además, como muestra de su significación en la entidad, existe un órgano con funciones específicas en la materia: el Comité de Responsabilidad Corporativa y Reputación, que se encarga de definir, implementar y supervisar las políticas de responsabilidad corporativa.

El Comité se vincula al Comité de Dirección a través de la Presidencia.


Funciones y objetivos

El Comité se encarga de:

  • Identificar, realizar el seguimiento y gestionar las oportunidades y riesgos reputacionales existentes y futuros.
  • Colaborar con el Comité de Dirección en la determinación de la política y las líneas estratégicas de la gestión reputacional.
  • Establecer medidas de control y gestión en materia de responsabilidad.
  • Seleccionar y revisar los indicadores numéricos clave de responsabilidad.
  • Revisar y aprobar los programas de responsabilidad corporativa.


Miembros y reuniones

Existen dos Comité de Responsabilidad Corporativa y Reputación:

  • El Comité de CaixaBank se reúne mensualmente y está formado por directivos de distintas áreas de la entidad: Comunicación, Responsabilidad Corporativa, Relación con Inversores, Riesgos, Negocio, Asesoría Jurídica, Secretaría General, Cumplimiento Normativo, Recursos Humanos, entre otros.
  • El Comité del Grupo CaixaBank se reúne trimestralmente y está formado por las principales empresas del Grupo.

Las decisiones y políticas adoptadas por el Comité son implementadas con el apoyo de todos sus miembros. Aun así, pueden delegarse objetivos concretos de gestión a cada miembro, en función de sus responsabilidades específicas.