No mostrar más este mensaje

Opinión

Singapur: un país con una estrategia a largo plazo definida


icon_font_reducir
icon_font_aumentar
icon_email
Equipo de CaixaBank en Singapur

Hay pocas regiones en el mundo que puedan igualar a Singapur en términos de riqueza cultural, nivel de seguridad y grado de diversidad. Hace cinco años que vivo aquí y actualmente soy director de la oficina de representación de CaixaBank en el país. Viajo con frecuencia a la mayoría de países que componen la ASEAN (Asociación de Naciones del Sudeste Asiático): Indonesia, Singapur, Malasia, Vietnam, Tailandia, Filipinas, Laos, Camboya, Myanmar y Brunei.

En el caso específico de Singapur, hablamos de un país con una población aproximada de 5,6 millones de personas *

De reducida geografía, la diversidad religiosa, racial y cultural es muy grande. A su vez, cuenta con uno de los niveles adquisitivos más elevados del mundo, una educación muy avanzada y un gran sentido de la hospitalidad. No hay conflictos raciales y la sensación de seguridad es enorme en cualquier punto de la zona.

Singapur se ha sobrepuesto con éxito a las dificultades económicas que han amenazado el crecimiento mundial en los últimos años, desde la crisis de Occidente hasta el actual soft landing de la economía china, pasando por el cambio de política monetaria por parte de la Fed y los problemas que esta podía acarrear (efecto divisas, flujos de inversión, exportaciones…) Pese a todo ello, su economía, muy abierta, mantendrá este año un ritmo de crecimiento similar al de los últimos años (2,1%)**. Además, se han promovido un gran número de proyectos de infraestructura, energía, tratamiento de aguas y residuos, que resultarán muy importantes para el futuro del territorio.

Hoy en día, este país es lo más semejante a una empresa organizada de forma eficiente, con una estrategia a largo plazo definida

Pendiente de las tendencias futuras, el Gobierno las analiza y actúa en consecuencia; además, invierte de forma diversificada, cuenta con uno de los puertos y aeropuertos más importantes del mundo, apuesta por la mejora de sus infraestructuras y apoya la dinamización económica.

Todo ello ha contribuido a consolidar Singapur como uno de los principales hubs internacionales. El país exporta prácticamente la mitad de lo que importa, con un peso importante de los sectores de servicios financieros, sanidad, turismo, electrónica, maquinaria, petróleo y gas. Asimismo, aspira a ser la más importante smart city del mundo e impulsa la innovación, la tecnología y el I+D para atraer capital y talento. En definitiva, instalarse en Singapur ya no solo es cuestión de negocio: el país es también un centro para promover la imagen de marca.

Pese a ello, la inversión en el país por parte de las empresas españolas es aún reducida, especialmente si la comparamos con otros países europeos, como Reino Unido, Alemania o Francia.

Las exportaciones españolas han mostrado una tendencia al alza en los últimos años, algo que, posiblemente, se consolidará en los próximos años, impulsado por el Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y Singapur

Además, existe un Tratado de Doble Imposición con España y el régimen fiscal, de carácter reducido, incluye incentivos para algunos sectores y facilidades para invertir, hacer negocios y repatriar dividendos.

En general, el crecimiento de la clase media en toda la región de ASEAN ofrece grandes oportunidades para las empresas españolas, no solo a través de los acuerdos con agentes locales y distribuidores de productos, sino también de la inversión y de la instalación directa en el territorio, en muchos casos en compañía de socios naturales de la región mediante joint ventures y otros acuerdos de cooperación. Hay oportunidades en los sectores de infraestructuras transportes y energías (incluyendo renovables), maquinaria, moda y textil, farmacia-química, alimentación, turismo, tratamiento de agua y residuos, cerámica, I+D...  

Establecerse en Singapur exige tiempo y un esfuerzo en capital

Por sus ventajas fiscales, económicas y legislativas, la aventura de instalarse en Singapur puede resultar más sencilla que en otros países de la zona, pero requiere igualmente de paciencia y asesoramiento profesional. Además, Singapur lleva años considerada como la capital más cara del mundo, especialmente por el encarecimiento del alcohol, el tabaco, la vivienda y el transporte privado. Y, en general, el acceso a la financiación no es fácil en Asia, sobre todo para las pymes.

Para poder conocer la región, las empresas deben venir a visitarla para poder comparar con otros países y empezar a desarrollar una red propia de contactos. No hay mejor método que una exploración in situ para comprobar el desarrollo y progreso de esta la zona. La participación en misiones comerciales o ferias son buenas opciones para comprobar qué mercados pueden resultar más interesantes para determinados productos. La comunidad empresarial local no es muy grande, pero se ha creado entre ellos un importante clima de cooperación. Además, existen algunas Cámaras de Comercio Españolas en ASEAN.

En definitiva, instalarse en Singapur es una gran oportunidad, no solo por el éxito económico y empresarial de la zona, sino por la fortaleza de marca que aporta instalarse en la zona. Todo ello, sumado a otros factores como la seguridad, la diversidad cultural y el encanto del sudeste asiático, hacen de la región un lugar que merece la pena estudiar y en el que hacerse un hueco puede ser muy ventajoso y rentable a medio y largo plazo.

*CaixaBank Reseach

**CaixaBank Research