No mostrar más este mensaje

Entrevista

Sergio Scariolo: “Tenemos un grupo muy difícil de ganar y asequible para clasificarse”

icon_font_reducir
icon_font_aumentar
icon_email
Sergio Scariolo, seleccionador nacional de baloncesto

La selección española de baloncesto, patrocinada por CaixaBank, inicia el próximo 31 de agosto su participación en el Eurobasket 2017 con el objetivo de repetir el oro conseguido en la edición de 2015. Sergio Scariolo, seleccionar nacional, afronta una nueva cita europea al mando del equipo al que ya ha hecho campeón en tres ocasiones: en el Eurobasket 2009 de Polonia, en el Eurobasket 2011 de Lituania y el reciente Eurobasket 2015 disputado en Francia, Croacia, Alemania y Letonia. Antes de esta cita deportiva, hemos podido entrevistar al entrenador de Brescia (Italia) para que valore el momento del equipo y el campeonato que tienen a las puertas.

Buenos días Sergio, llega otra gran cita del baloncesto europeo y, una vez más, todos miran a España como la gran favorita al oro ¿Se acostumbra a ser observado de cerca por todos? ¿A esa presión?

El año que debuté como entrenador tenía uno de los equipos más fuertes de la competición. Por suerte ganamos la Liga, pero con 29 años ya tuve esa presión.  Como todas las cosas, la presión también se entrena y uno se acostumbra. Hay quien tiene más capacidad de vivirlo, otros menos, pero también depende de la capacidad natural de cada cual. Unos se ponen más nerviosos y otros menos. Es una cuestión muy subjetiva y hay que llevarlo.

Esta es una selección de grandes estrellas que conviven de forma ejemplar. Acostumbrados a ver como en otros países o deportes el hecho de juntar a dos grandes supone tensiones ¿Cómo logra que este grupo siga jugando con la solidaridad y el liderazgo compartido en la cancha que transmiten?

El éxito es gracias a la colaboración de los jugadores y su capacidad, al menos en un momento dado de la competición, cuando llega la hora de la verdad, que el equipo está por encima del individuo. Y con la experiencia mutua, una credibilidad que se construye gracias a años de buen trabajo juntos, que permite tener una confianza recíproca entre el equipo técnico y los jugadores.

Croacia, Hungría, Montenegro, República Checa, Rumanía… ¿Qué puede decirnos del grupo que nos ha tocado?

Es un grupo muy difícil de ganar y asequible para clasificarse para la segunda fase.

¿Qué selecciones tiene en su agenda? ¿Cuáles son para usted los rivales más duros a los que tendrá que hacer frente la selección española para revalidar el título?

A Montenegro y Croacia ya las tenemos en nuestro grupo. Del resto, Serbia, Turquía, Francia, Lituania, Italia, Eslovenia o Letonia, que puede ser un gran tapado. Hay muchos equipos que están perfectamente capacitados para ganar una medalla. Esto es siempre lo bonito y lo duro de un Eurobasket, en los que están todos los mejores equipos de un continente de alto nivel baloncestístico, lo que no ocurre por ejemplo en otras competiciones en las que el criterio de representatividad de todos los continentes, a veces, incluye a rivales bastante asequibles.

Hablemos un momento solo de usted: si España gana el oro, Sergio Scariolo habrá ganado cuatro medallas de ese metal en sus cuatro participaciones en el europeo. Algo que solo ha logrado Spandarian cuando dirigía a la URSS que ganó 10 de 11 campeonatos en los años 50 y 60. ¿Qué significa para usted? ¿Tiene un entrenador un pequeño espacio para él, en el que se refugia del equipo?

El triunfo del entrenador es el triunfo del equipo. Yo no tengo estadísticas individuales, no tengo un juego que pueda perjudicar a un compañero para brillar yo.  Mi trabajo es intentar coordinar el talento y el esfuerzo de los jugadores, hacer que puedan competir en las mejores condiciones ambientales dentro del vestuario, tácticas en la cancha, y a partir de ahí tengo claro que cualquier éxito de un entrenador es el éxito del equipo.

¿Qué conclusiones podemos sacar de los primeros partidos de la Gira Ñ? ¿Están los jugadores en el nivel que esperaba?

Hemos tenido muchos contratiempos este año. Hemos perdido seis de los doce jugadores del equipo olímpico y estamos en un proceso de adaptación, de cambio, de recambio y de maduración. Estamos intentando homogeneizar los niveles y crecer como equipo.

Una última pregunta. Una fácil: ¿Ganaremos?

Una respuesta fácil: ¡Esperemos!

Gracias por atendernos, y mucha suerte en esta nueva gran cita.

NOTICIAS RELACIONADAS