No mostrar más este mensaje

Nota de prensa

CaixaBank reafirma en la Junta General de Accionistas su compromiso con la sociedad y con un modelo de banca socialmente responsable

icon_font_reducir
icon_font_aumentar
icon_email
Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank, y Jordi Gual, presidente de CaixaBank, en la Junta General de Accionistas 2019

• La Junta General Ordinaria de Accionistas de CaixaBank aprueba, entre otras propuestas formuladas por el Consejo de Administración, la reelección de Gonzalo Gortázar como consejero, y el nombramiento como miembros del Consejo de Administración de Marcelino Armenter y Cristina Garmendia.

• Durante su intervención ante los accionistas, el presidente de CaixaBank, Jordi Gual, insiste en que “el modelo de banca socialmente responsable está en nuestro ADN y es una fuente sostenible de generación de valor para accionistas, clientes, empleados y para el conjunto de la sociedad”.

• Jordi Gual destaca que “el compromiso de todos los profesionales de la entidad con nuestra misión y nuestros valores nos permite ser optimistas: CaixaBank es una historia de éxito, que se proyecta al futuro con ambición y unos fundamentos muy sólidos”.

• El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, subraya como principales avances de 2018, “el refuerzo del liderazgo en banca minorista y digital, la fuerte reducción de activos problemáticos y no estratégicos y la consecución de una rentabilidad adecuada”.

• Para Gonzalo Gortázar, las prioridades de los próximos años pasan por “estar más cerca del cliente, mantener una rentabilidad que asegure la sostenibilidad y la retribución a los accionistas y seguir siendo referentes en banca responsable. Para ello, contamos con el mejor equipo”.

La Junta General Ordinaria de Accionistas de CaixaBank ha aprobado hoy la gestión y los resultados del ejercicio 2018. CaixaBank ha obtenido el apoyo mayoritario de los accionistas, que han aprobado, entre otras propuestas formuladas por el Consejo de Administración, la reelección como consejeros de Gonzalo Gortázar, Amparo Moraleda, John S. Reed y María Teresa Bassons, y el nombramiento como nuevos miembros del Consejo de Administración de Marcelino Armenter y Cristina Garmendia.

Durante su intervención ante los accionistas, el presidente de CaixaBank, Jordi Gual, ha agradecido a Javier Ibarz, Alain Minc, Juan Rosell y Antonio Sáinz de Vicuña, que dejan de ser consejeros, “su dedicación, su apoyo y su compromiso con la entidad durante los años, llenos de retos, en los que han formado parte de nuestro Consejo”.

El presidente y el consejero delegado también han agradecido “el compromiso y el esfuerzo de los más de 37.000 profesionales del Grupo, sin cuyo trabajo no hubiera sido posible conseguir los retos fijados a lo largo del Plan Estratégico 2015-2018”.

Entorno macroeconómico global y retos pendientes

Después de repasar, precisamente, los logros del anterior Plan Estratégico, y de remarcar “el buen punto de partida para alcanzar los objetivos establecidos en el nuevo Plan Estratégico 2019-2021”, el presidente de CaixaBank, Jordi Gual, ha repasado el entorno macroeconómico global y las perspectivas para 2019. “Es previsible que la economía mundial y la de la zona euro se situen en los próximos años en una fase de crecimiento moderado”, ha expuesto.

En este entorno de contexto positivo, pero también de algunas incertidumbres, “España y Portugal continuarán creciendo por encima de la zona euro”, ha explicado Gual, para quien todavía quedan retos pendientes, como “reducir los niveles de deuda pública, retomar el camino de las reformas para seguir mejorando la competitividad y, al mismo tiempo, sentar las bases para un crecimiento más inclusivo, que no deje a nadie al margen”.

En este contexto, el presidente de CaixaBank se ha referido a la política monetaria de la zona euro, en un momento en el que el Banco Central Europeo empieza a replantearse la idoneidad de mantener la política de tipos negativos de la facilidad de depósito. Para Gual, “esta sería una decisión positiva y alentadora ya que la situación que provocó esta política, cuando se temía una posible deflación, ya ha quedado superada”.

Los nuevos desafíos del entorno

El presidente de la entidad ha resaltado los desafíos que plantea el nuevo entorno para el sector financiero, “como la revolución de los datos y la movilidad”. En todo caso, para Gual “la transformación digital nos proporciona una gran oportunidad para interactuar más con nuestros clientes y ofrecerles una mejor experiencia, algo que desde CaixaBank hemos demostrado que sabemos aprovechar”.

Además de la regulación prudencial, Jordi Gual también se ha referido a la “regulación en el ámbito de la conducta y de la protección de los datos de los clientes y su privacidad”. El presidente de CaixaBank ha asegurado que “compartimos esta sensibilidad y somos muy conscientes de la importancia de actuar con la máxima transparencia e integridad, y de contar con un modelo de gobierno sólido, que asegure el máximo nivel de cumplimiento de las obligaciones en el ámbito bancario, asegurador y de mercado de valores”.

Compromiso con un modelo de banca socialmente responsable

Jordi Gual ha señalado cómo el conjunto de la sociedad espera de las empresas una mayor responsabilidad social. Según Gual, “las exigencias sobre los bancos todavía son más fuertes tras la crisis, pero cumplir con estas expectativas facilitará la recuperación de la confianza en el sector financiero”. En esta línea, Gual ha insistido en que “el modelo de banca socialmente responsable está en nuestro ADN y es una fuente sostenible de generación de valor para accionistas, clientes, empleados y para el conjunto de la sociedad”.

En este sentido, el presidente ha resaltado que “el compromiso de todos los profesionales de la entidad con nuestra misión y nuestros valores nos permite ser optimistas: CaixaBank es una historia de éxito, que se proyecta al futuro con ambición y con unos fundamentos muy sólidos”.

Finalmente, Jordi Gual también ha repasado la evolución de la acción y la política de dividendo. Para el presidente de CaixaBank, “la consecución de Plan Estratégico 2015-2018 se ha traducido en un buen comportamiento de la acción, con un retorno total, dividendos incluidos, un 13% superior al de los bancos del Ibex 35 en este periodo”.

Además, a pesar de una evolución menos favorable en el primer trimestre de 2019, Gual se ha mostrado convencido de que “seguiremos demostrando nuestra capacidad de generar resultados en un entorno de tipos bajos y de que las medidas que estamos tomando –que tienen un coste a corto plazo– reforzarán nuestro modelo de negocio y nuestra capacidad de generar valor de forma sostenida en los años del plan y, también, a más largo plazo”.

Incremento de cuotas de mercado y mejora de la rentabilidad

Por su parte, el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha iniciado su intervención con un repaso del ejercicio 2018. Gortázar ha subrayado como principales avances del año, “el refuerzo del liderazgo en banca minorista y digital, la fuerte reducción de activos problemáticos y no estratégicos y la consecución de una rentabilidad adecuada”.

CaixaBank ha continuado creciendo significativamente en las cuotas de mercado de productos retail, a pesar de contar ya con una posición de liderazgo. “Tenemos una cuota en nóminas del 26,8%, en productos de ahorro a medio y largo plazo del 21,8%, del 15,7% en crédito al sector privado; además, alcanzamos una penetración de clientes particulares del 29,3% y del 32% en clientes digitales, lo que nos consolida como el banco de referencia del sistema”, ha destacado el consejero delegado.

Gortázar se ha referido también a la “mejora sostenida de la rentabilidad, que ha pasado del 3,4% de 2014 al 9,3% de cierre de 2018, en línea con los objetivos del Plan Estratégico y del coste de capital”.

Las personas, apuesta clave de la entidad

A continuación, el consejero delegado ha señalado las prioridades de los próximos años, que pasan por “estar más cerca del cliente, mantener una rentabilidad que asegure la sostenibilidad y la retribución a los accionistas y seguir siendo referentes en banca responsable. Para ello, contamos con el mejor equipo”.

Para Gortázar, “el cambio de comportamiento de los clientes, la prolongación del entorno de tipos bajos, la fuerte presión competitiva y la insostenibilidad del coste del riesgo en mínimos, nos exige, por un lado, inversión para adaptar la red de distribución al cliente y, por otro, una búsqueda continua de eficiencia para asegurar la sostenibilidad”.

En este sentido, el consejero delegado ha desplegado las 5 líneas estratégicas del Plan Estratégico para reforzar las bases para la banca del futuro.

Gonzalo Gortázar ha recordado el planteamiento anunciado ya a finales de 2018 de consolidación del modelo de oficina urbana Store (con un mínimo de 600 sucursales en 2021) y la apuesta por mantener el modelo de AgroBank en el ámbito rural (1.100 oficinas en poblaciones de menos de 10.000 habitantes), con el objetivo de “combinar la especialización y el horario extendido con la cercanía y la capilaridad”.

Para el consejero delegado de CaixaBank, “la apuesta clave de la entidad es con las personas –nuestros clientes y empleados– y la sociedad en su conjunto”. Además, Gortázar apuntó también que “la transformación digital es una herramienta muy valiosa que nos permitirá ofrecer la mejor experiencia a nuestros clientes, incrementar la productividad de nuestros empleados y reforzar nuestra posición de liderazgo”.

Gortázar ha insistido en que “no podemos ofrecer la mejor experiencia al cliente sin tener a las mejores personas y a las mejores personas motivadas” y en este punto ha recordado que “seguiremos invirtiendo en formación, en cambiar el perfil de la organización y fomentar la diversidad y en impulsar la cultura de agilidad y el servicio al cliente”.

En cuanto a los objetivos de rentabilidad, el consejero delegado de CaixaBank ha reafirmado los objetivos de ROTE por encima del 12% para finales del nuevo Plan Estratégico, “con una mejora de los ingresos básicos del negocio bancario apoyados en un aumento de la actividad, un elevado esfuerzo inversor y de transformación, y la continuidad en la reducción de los activos problemáticos”.

“No concebimos la actividad financiera sin un fuerte compromiso con la sociedad”, ha señalado Gortázar en la parte final de su intervención. Para el consejero delegado, “el déficit reputacional del sector financiero es un grave problema, pero supone una oportunidad para poner en valor el modelo diferencial que distingue a CaixaBank, basado en los valores de calidad, confianza y compromiso social”.