Nota de prensa

CDP incluye a CaixaBank en la lista A- de empresas líderes contra el cambio climático

icon_font_reducir
icon_font_aumentar
icon_email

La organización CDP es una referencia mundial en la valoración de la acción de las empresas contra el cambio climático.

CaixaBank es una de las pocas compañías que neutraliza el 100% de sus emisiones de CO2.

La organización CDP ha incluido a CaixaBank en la lista A- de empresas líderes contra el cambio climático, un reconocimiento que consolida a la entidad como una empresa puntera en el panorama internacional por sus estrategias y políticas contra el cambio climático. Este es el sexto año consecutivo en que la organización internacional incluye a CaixaBank entre el grupo de empresas líderes en este ámbito.  

CDP es una organización internacional sin ánimo de lucro con sede en Reino Unido, que orienta a compañías privadas y administraciones públicas en la toma de medidas hacia una economía sostenible a través de la reducción de sus emisiones de CO2 y de la medición del impacto ambiental de sus acciones.

CDP analiza cada año alrededor de 7.000 empresas para elaborar sus listas, que enumera de la A (más comprometida) a la D, en las que integra a las compañías en función de su gestión del cambio climático en el mundo. El organismo recopila las acciones y estrategias de miles de compañías en todo el mundo y traslada la información a más de 800 inversores institucionales que gestionan activos por 100 billones de dólares. Las clasificaciones elaboradas por CDP se han convertido, en los últimos años, en un instrumento de referencia para que inversores y grupos de interés puedan evaluar las actuaciones empresariales desarrolladas para mitigar el cambio climático y determinar su nivel de preparación ante los cambios en la legislación sobre reducción de emisiones y las demandas del mercado.

Alianzas e iniciativas para la sostenibilidad del planeta

CaixaBank es una de las entidades financieras líderes en la lucha contra el cambio climático a nivel global. En febrero de 2019, la entidad hizo pública una Declaración sobre Cambio Climático, una propuesta con cinco líneas de actuación que incluye compromisos relacionados con la descarbonización: financiar las soluciones al cambio climático; gestionar los riesgos derivados del cambio climático; minimizar y compensar la huella de carbono; colaborar con otras organizaciones para el avance conjunto; e informar de nuestros progresos de forma transparente.

Para la financiación de proyectos con impacto climático positivo, CaixaBank dispone de varias líneas específicas de ecofinanciación para proyectos de desarrollo sostenible, energías renovables, etc. En 2018, CaixaBank participó en el mercado de préstamos verdes por importe de 1.448 millones de dólares, entre los cuales destaca la financiación de proyectos de energías renovables (más de 645 millones de euros en 2018).

Asimismo, la entidad realiza una cuidada gestión de los riesgos ambientales, para evitar, minimizar, mitigar y remediar en lo posible los riesgos potenciales para el entorno o la comunidad. En este sentido, el Consejo de Administración de CaixaBank aprobó en febrero de 2019 una Política de Gestión de Riesgo Medioambiental en la que se establecen exclusiones para sectores con potenciales impactos negativos en el medioambiente.

CaixaBank tiene en marcha una política activa de control de emisiones, que ha logrado reducirlas en un 75% desde 2009. Contrata energía eléctrica proveniente casi en su totalidad de fuentes renovables y compensa el 100% de todas sus emisiones calculadas, incluidas las emisiones indirectas.

La entidad también se ha sumado al Compromiso Colectivo para la Acción Climática de Naciones Unidas, una declaración que se crea en el marco de los Principios de Banca Responsable para que el sector financiero movilice sus productos, servicios y relaciones para facilitar la transición económica hacia un modelo sostenible. El compromiso pretende alinear las carteras de entidades financieras de todo el mundo para financiar una economía baja en carbono, con el objetivo de que el calentamiento global se mantenga por debajo de los dos grados centígrados.

El banco fue la primera organización española incluida en la lista RE100, una iniciativa que pretende incrementar la demanda y el suministro de energías limpias. Asimismo, forma parte del Grupo Español de Crecimiento Verde, que aboga por el crecimiento económico ligado a una economía baja en carbono.

 

NOTICIAS RELACIONADAS